close

Es posible que no se encuentre en la versión web de OBO-Bettermann en español. Escoja su país si desea cambiar el idioma:

Referencias

Fábrica de BMW, Leipzig

  • Gallery BMW-Werk Leipzig
100 kilómetros de bandejas portacables OBO de gran capacidad para una fábrica de BMW fuera de lo común

Hace poco más de tres años, se dio el pistoletazo de salida de la nueva fábrica de BMW en el norte de Leipzig. El objetivo del fabricante de automóviles de Múnich era erigir en este lugar uno de los centros de producción más modernos de la industria alemana del automóvil, en el menor tiempo posible. Un volumen de inversión de aproximadamente 1,3 billones de euros y más de 5.000 nuevos puestos de trabajo, estas dos cifras dan una idea de la importancia de este gran proyecto. Esta fábrica de automóviles fuera de lo común, es actualmente uno de los emblemas más atractivos de Leipzig por su impresionante arquitectura industrial.

El 13 de mayo, la nueva fábrica fue inaugurada por el Canciller Federal Gerhard Schröder, el Primer Ministro de Sajonia Georg Milbradt y el Presidente de BMW Helmut Panke. De la fábrica salen cada día 650 automóviles, casi en su totalidad de la serie 3. La nueva fábrica de automóviles de Leipzig fue muy sonada en semanas anteriores, no solo por su imponente arquitectura, sino también por los innovadores métodos de trabajo desarrollados por la presidencia de BMW, junto con la representación de los trabajadores de la empresa, con el fin de alcanzar la máxima flexibilidad y el máximo rendimiento de los centros de producción.

Este gran proyecto requería también un alto grado de flexibilidad y rendimiento por parte de los profesionales de la sede de OBO BETTERMANN de Delitzsch, a unos 20 kilómetros de las obras, encargados del suministro de distintos sistemas para la instalación eléctrica. El gran complejo arquitectónico se equipó, entre otros, con 100 kilómetros de bandejas portacables OBO de gran capacidad y de distintas medidas. Solo en la zona visible del edificio central se extienden cinco kilómetros de sistemas portacables. La instalación se vio dificultada por la gran altura a la que se debía trabajar en algunos casos, entre 12 y 14 metros.

El resultado de los profesionales de OBO implicados: un proyecto extremo en todos los aspectos, en el que OBO BETTERMANN pudo demostrar una vez más su extraordinaria capacidad de rendimiento.