close

Es posible que no se encuentre en la versión web de OBO-Bettermann en español. Escoja su país si desea cambiar el idioma:

Referencias

Hospital Knappschaftskrankenhaus Bottrop

  • Gallery Knappschaftskrankenhaus Bottrop
Exigente reforma con sistema aislado de protección contra el rayo

Durante la reforma del hospital Knappschaftskrankenhaus Bottrop se hizo frente a cualquier exigencia especial mediante la derivación aislada isCon® de OBO. En la fachada exterior se situó el tendido eléctrico de los intercomunicadores para llamar a la enfermera, la instalación de las persianas enrollables de accionamiento eléctrico y el dispositivo de derivación del sistema de protección contra el rayo, lo que sin duda da lugar a numeroso cruces. Además, en el transcurso de la reforma, se cubrió toda la fachada con una fachada exterior moderna.

Los trabajos de reforma del Knappschaftskrankenhaus Bottrop, construido en 1931, comenzaron a finales de 2009 para terminar en abril de 2012. Durante los trabajos de construcción, la fachada exterior del edificio se revistió por completo y se aisló térmicamente, se construyeron ventanas nuevas y persianas enrollables de accionamiento eléctrico. El sistema de protección contra el rayo de la clase 2 se actualizó por completo a las últimas normas de protección contra el rayo DIN EN 62305.

Para la reforma del sistema de protección contra el rayo, la empresa Bätza Köster de Essen intervino desde un principio en la planificación. De esta forma al planificar la protección contra el rayo se tuvieron en cuenta desde el primer momento las instalaciones eléctricas de la fachada exterior.

Un rasgo distintivo del Knappschaftskrankenhaus son los intercomunicadores para habitaciones, cuyo nuevo tendido discurre por la fachada exterior y el control de las nuevas persianas enrollables de accionamiento eléctrico. Esto provoca numerosos cruces con la instalación de protección contra el rayo, en los que no es posible mantener la distancia de seguridad. En caso de que la instalación de protección contra el rayo recibiera un impacto, las corrientes generadas se acoplarían en el edificio, si el tendido de las derivaciones en la fachada del edificio no estuviera aislado.

Sólo en caso de derivación aislada, en la zona de los cruces se mantiene la distancia de separación necesaria conforme a las normas y se deriva la corriente del rayo de forma segura a tierra.
Para la derivación aislada, la compañía Bätza Köster se decidió por la derivación isCon® de OBO Bettermann. El motivo de su elección fue lo sencillo que resulta, en la práctica, cualquier trabajo con la derivación isCon®.

Así, por ejemplo, el trabajo en la obra se agiliza con el suministro de la derivación isCon® en bobinas de cables desechables. De esta forma pueden cortarse de forma flexible y económica in situ. Los elementos de conexión también se montan automáticamente. Ya no es necesario pedir derivaciones preconfeccionadas con longitudes fijas, y se minimiza el volumen de restos de corte y de pedidos adicionales posteriores. También se simplifica la planificación, porque no es necesario calcular hasta el último centímetro y se pueden realizar cambios o correcciones durante los trabajos de construcción.

Al finalizar el proyecto se han instalado de forma correcta un total de 400 metros de la derivación isCon®.